lunes, 24 de noviembre de 2008

COMIDAS EXOTICAS!!!


¿Qué significa comida exotioca?

La comida exótica se empieza con la palabra “exótica” hace referencia a lo extranjero, a lo que es procedente de un país lejano, y tiene como sinónimos los vocablos siguientes: extraño, extravagante, desacostumbrado, infrecuente, inusual, insólito. Y como antónimos los términos autóctono, nacional, común, corriente. La palabra exótica (que proviene del latín exoticus, cuyo significado es extranjero, peregrino).
Acerca de este asunto, el consumo de parte de los seres humanos de carnes de diferentes orígenes. “Comemos y digerimos --los seres humanos somos omnívoros, ya que ingerimos alimentos de origen animal y vegetal-- toda clase de cosas, desde secreciones rancias de glándulas mamarias a hongos o rocas, o si se prefieren los eufemismos, queso, champiñones y sal. En la definición de lo que es apto para consumo humano interviene algo más que la pura fisiología de la digestión. Ese algo más son las tradiciones gastronómicas de cada pueblo. Las personas nacidas y educadas en los Estados Unidos aprenden a disfrutar las carnes de vacuno y de porcino, pero no de las de cabra o de caballo, o de las de larvas y saltamontes. Y con absoluta certeza no serán aficionadas al estofado de rata. Sin embargo, la carne de caballo les gusta a los franceses y a los belgas. Los occidentales se abstienen de comer perros fundamentalmente porque constituyen una fuente de carne ineficaz, y porque disponen de toda una variedad de fuentes alternativas de alimentos de origen animal. En China, por ejemplo, donde la escasez perenne de carne ha dado lugar a una pauta bien arraigada de vegetarianismo involuntario, el consumo de carne canina es la norma, no la excepción”.



¿Por quien se formo la comida exotica?


Marvin Harris, fue un antropólogo que dirigió su pensamiento hacia la corriente denominada “materialismo cultural”, ocupándose en sus obras de aspectos inherentes a la comida de los seres humanos. Cuatro siglos antes que él, un médico humanista hispano, Francisco Hernández, nombrado Protomédico General de las Indias, por el monarca Felipe II, llevó a cabo en la Nueva España, de 1570 a 1576, lo que es considerada la primera expedición científica (en la cual realizó una investigación sistemática de la flora y la fauna propia del virreinato novohispano) efectuada en el país que, siglos más tarde, llevaría el nombre de México. El escribió esta frase: “ ¡Qué variadas son las costumbres humanas, y cuánta diversidad de productos naturales se emplean en las comidas y surten las mesas en las distintas regiones del mundo!, los indios occidentales comen gustosamente renacuajos, que los paisanos se horrorizarían de ver y aún de nombrar, y no desdeñan las langostas fritas y las hormigas, y tienen por exquisitas muchas cosas que nunca comerían ningunos otros habitantes del mundo”.



Como fue la dieta basica del mesoamericano convirtiendose despues en comida exotica



La dieta básica de Mesoamérica: maíz, frijol y calabaza, complementada con chiles y tomates, los aztecas eran omnívoros, ya que comían prácticamente todo lo que caminaba, nadaba, volaba o se arrastraba, incluidos armadillos, tuzas, comadrejas, ratones e iguanas, así como pavos y perros domésticos. Comían, también, una gran variedad de peces, ranas, salamandras acuáticas (axólotl: ajolote), huevos de peces, escarabajos, corixídeos de agua (axayacatl) y sus huevecillos (ahuauhtli), entre muchos otros”.



Comidas con gran proteina conteniendo algunos alimentos exoticos



El 19.3% de la carne de res, y al 20% del pescado (macarela); del amaranto (huautli: Amaranthus sp), cuyo grano contiene dieciocho por ciento de proteínas, “frente al catorce por ciento del trigo”, y de los charales, que contienen, según Ortiz de Montellano, un sesenta y dos por ciento de proteínas. Otros alimentos hiperprotéicos de la cocina prehispánica eran los siguientes (entre paréntesis menciono el valor proteico de algunos de ellos): jumiles, igualmente llamados “chinches de monte”, de la familia de los pentatómidos, (70%); chapulines, de la familia de los acrídicos; chinches de agua, de la familia de los coríxidos; avispas, de la familia de los véspidos; ajolotes, de la familia de los ambistómidos; ranas, de la familia de los ránidos; renacuajos (larva de la rana); iguanas, de la familia de los iguánidos; víbora de cascabel, de la familia de los crotálidos; ardillas, de la familia de los sciúridos; escamoles, la hueva de una especie de hormigas, de la familia de los formícidos (67%), gusanos rojos de maguey: chinicuiles (71%) y gusanos blancos del maguey: meocuiles (62%).



Comidas exoticas del antropólogo francés, Jacques Soustelle



El antropólogo francés, Jacques Soustelle (autor de cinco libros acerca del grandioso pasado de México), asienta en su obra La vida cotidiana de los aztecas en vísperas de la conquista las siguientes frases: “La habilidad de los cocineros aztecas se manifestaba en una gran variedad de platos: ranas con salsa de chile; pescado blanco (iztac michi) con chile y tomate; axolotl, especie de renacuajo de México, que era considerado como un manjar especialmente delicado, sazonado con chile amarillo; pescado servido con una salsa de pepitas de calabaza molidas; hormigas aladas; gusanos de maguey (meocuilin); atole de maíz y de huauhtli, salado o azucarado, con chile o con miel; raíces de diversas especies como el camotli.



Comidas arraigadas de los pueblos Mesoamericanos



El consumo de carne de perro xoloitzcuintle. Estos pequeños canes casi totalmente desprovistos de pelo, eran considerados la representación del dios Xólotl. Se les castraba y engordaba, para luego ser saboreados por los comensales aztecas. Heriberto García Rivas señala en su obra Cocina prehispánica mexicana, que había tres géneros de estos canes: el ya mencionado Xoloiztcuintle, a quien se le confería la misión de guiar las almas de los muertos a su eterno descanso en el inframundo (lo que recuerda en la mitología helénica al Cancerbero, un perro de tres cabezas, y al barquero Caronte, en el río Estigia, cruzando ese espacio acuático llevando las almas de los muertos a los infiernos); el Itzcuintlepozotli, provisto de una pequeña joroba, y el Tepeitzcuintle.



Comidas exoticas tradicionales de Mexico




  • Gusanos de maguey: Preparados a las brasas o tostados directamente sobre el comal hasta que estos estén bien doraditos y crujientes.



  • Los "chapulines" son otro famoso manjar que se puede encontrar en los estados de Oaxaca, Puebla, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán, Morelos y Guerrero.



  • Los "escamoles" o huevos de hormiga: Se sirven fritos en mantequilla para acentuar su delicado sabor. Búsquelos en la Ciudad de México y en los estados de México, Hidalgo, Tlaxcala, Nuevo León y Michoacán. Las hormigas chicatanas, grandes y rojizas, también conocidas en Chiapas como nukú o tizim, se muelen en molcajetes (recipiente de piedra que sirve para moler), con chile, sal y agua para hacer una salsa.



  • El acocil: Es un crustáceo parecido al camarón que abunda en los ríos y lagunas de la región centro de México, el cual, se puede disfrutar en tacos, con aguacate y cilantro.

  • La iguana: Reptil que puede cocinarse en caldillo con jitomate y chile, en tamales o en caldo con verduras. Su sabor es muy similar al pollo, bueno así me supo a mí y no sabe nada mal, aunque su jugo suelta más grasa que el pollo.



  • El armadillo: Mamífero cuya carne preparada en adobo es muy apreciada en la región sureste del país; en Yucatán se le conoce como huech-luum y se elabora con achiote, envuelto en hojas de plátano y cocido en pibil.


Finalidad de investigar a los insectos para emplear a las comidas



La investigación sobre los insectos tiene la finalidad de emplear los artrópodos como alimento para los astronautas que pasan largas temporadas en el espacio. Para ello tiene en sus laboratorios una amplia colección de insectos comestibles, con el propósito de utilizarlos en viajes de larga duración para reciclar desechos y abastecer las proteínas que requerirán sus astronautas.Concluye dicha nota periodística con las siguientes frases: “La especialista mexicana afirma que los insectos contienen muchas proteínas, incluso, más que la carne de vaca o de pollo. Dice que sus ventajas alimenticias radican en la abundancia, y en que sus músculos contienen vitaminas, minerales y hasta 75 por ciento de pura proteína; el triple que la carne de res, de acuerdo al estudio del valor alimenticio de estos bichos. En casi 30 años de investigación, Julieta Ramos Elorduy ha identificado en el mundo mil 681 especies de insectos comestibles, 505 de las cuales son originarias de México. Además ha encontrado en 272 especies de insectos diversas propiedades curativas, como es el caso de ciertas hormigas (polurachis vicina roger), que resultan muy provechosas para combatir la artritis”.






1 comentario:

cecy dijo...

allo esta muy interesante esta pagina me guso mucho auque sean raras las comidas pero es bonito saber todo eso esta muy completa tu informacion
bay